Alfonso Otero Regal

Alfonso Otero Regal es un artista polifacético y ganador del Premio Nacional de Artesanía en 2011,sus piezas crean una atmósfera artística hasta en el lugar más cotidiano. Su estilo es una aproximación al avant-garde del siglo XX, con influencia picassiana y de la cerámica japonesa. Se dedica a hacer dos tipos de arte: uno más comercial, de múltiple reproducción pero artesano, enfocado hacia el mundo del interiorismo y la decoración de espacios y otro de pieza de autor única, que ha expuesto por todo el mundo. Sobretodo trabaja con cerámica, pero también ha pintado, garabateado, estampado, manchado y rallado sobre todo tipo de superficies.

1952: nace en el entorno rural de la Mariña Lucense, en el lugar de Demoroi, parroquia de Nois (Foz). Desde su primera infancia muestra una gran inquietud por la expresión plástica y la formación humanística en general. Su infancia estuvo marcada por las muñecas hechas de barro (caolín) de Fazouro, que él producía y que tenía como único juguete (además de los coches hechos con colas de berzas). Su madre compraba en la feria de Viveiro ollas para almacenar chorizos en aceite a los cacharreiros de Mondoñedo, y Regal acompañaba a su madre en estas compras. Además de esta relación primitiva con el barro, Regal aún conserva sus primeros dibujos de hermosos barcos y algunos periódicos escolares hechos a mano en los que participó.

"A los seis años ya quería ser artista. En mi familia nunca hubo un interés particular por el arte, eran campesinos, peregrinos, carpinteros, herreros, ganaderos, pero de alguna manera sabía que el artista era una persona especial, no conocía a nadie, pero desde muy poco supe que para llegar a serlo tendría que ir a otro lugar, soñaba despierto y quería estar en otra parte" Alfonso Otero Regal

 

1968: estudia en el Seminario de Mondoñedo, donde es alumno de Puchades. Comienzas a pintar tus primeras acuarelas y óleos. También realiza sus primeras incursiones en cerámica: piezas en torno con barro blanco y rojo.

 

1969: Se marcha a Barcelona para estudiar Enología y Cerámica en la Escuela Massana, donde es alumno de Artigas y Cumella. En Barcelona, ​​Regal descubre la obra de Picasso, Tàpies, Miró y muchos otros artistas que lo motivan a comenzar su carrera en la pintura. En esta capital también toma contacto con la escultura.

 

"Mi primer mentor fue Puchades en el seminario en Mondoñedo, me hizo pintar, me libró del dibujo lineal y me dio confianza en mí mismo. Más tarde, en Barcelona, ​​comencé a visitar museos, exposiciones y me enamoré de Picasso, vivía al lado de su museo, que conozco casi de memoria." Alfonso Otero Regal

1971-1973 participa en las primeras exposiciones colectivas. Por estos años realiza sus primeros paneles cerámicos. También crea pinturas, ilustraciones y dibujos, entre otras cosas. A mediados de la década del 70 realiza numerosas piezas en el taller Galdeano, en Zaragoza.

"Siempre sentí una gran curiosidad por el trabajo y las ideas de otros trabajadores plásticos, pero preferí no importunarles con mis preguntas, casi nunca les pregunté nada por temor a que me respondieran, después de todo, no soy más que un tímido, contumaz y empedernido." Alfonso Otero Regal

1975: regresa a Galicia y trabaja en el Seminario de Estudios Cerámicos de Sargadelos. Completa su formación en el Colegio Cerámica de La Bisbal (Asturias). En 1979 se instala de forma permanente en Viveiro para gestionar su primer taller profesional, en Porta da Vila. En los años 70, Regal incurre en el mundo de la enseñanza: es profesor de cerámica en los Talleres Ocupacionales y también enseña enseñanza de cerámica (torno y porcelana) en un centro de colaboración con el INEM, en Viveiro, promovido por él mismo.

AG41.JPG

"Mi aprendizaje estuvo determinado por la idea que ,en general, se tenía en este país sobre el artista. Se le consideraba una persona distinta a las demás, que vivía isolado de la sociedad y trabajaba solo, incomprendido, hasta que, después de muerto, el mundo comienza a apreciar el valor de su obra, desde luego es una realidad bastante triste. Uno lo que busca en sus obras son los propios valores, yo hago piezas porque quiero hacerlo. Si no, sería una especie de masoquismo que no tiene nada que ver conmigo." Alfonso Otero Regal

1982 expone en Alemania y se desenvuelve en experiencias de videoarte. Toda década de los 80 es muy intensa en cuanto a trabajo, ya que exhibe en numerosas galerías en todo el estado su obra artística. En su taller también trabaja duro y viaja con sus piezas por todas las ferias artesanales de la geografía gallega y parte de la española. En 1987 funda junto con Caxigueiro, Mª Xosé Díaz y Cuíña el Colectivo de Ceramistas Gallegos, Remol. Este colectivo expone en numerosas salas gallegas.

 

1988 Organiza en el Pazo da Trave, en Viveiro, el I Encuentro de Ceramistas de Galicia. A partir de este encuentro se realizarán cuatro ediciones en años no consecutivos.

 

"Básicamente trabajo por impulsos en absoluto complicados, hasta que el trabajo está terminado. Después la obra es utilizada, desde el punto de vista de la comunicación, la obra tiene un aspecto similar al de un lenguaje. Socialmente, la pieza no es solo lo que el autor pretende, sino lo que hace con él. Si hace una escultura, por ejemplo, y todos la usan como ropero, quién la materializó se hace responsable de haber creado un cuelgaropa, aunque su primera intención hubiera sido la de hacer una escultura, eso es algo que no se puede controlar." Alfonso Otero Regal

Años 90 Esta es la etapa de consolidación de Otero Regal como Artista y Artesano. La actividad es continua a lo largo de toda la década: exposiciones individuales y colectivas, ferias de artesanía, congresos y una larga lista de actividades.

 

En 1994, Ramón Pernas escribe:

 

El trabajo de Otero Regal se va desnudando de influencias a medida que crece y madura. Hoy, es ya una obra adulta, que comienza a tener recuerdos de sí misma, pasado de exvoto y rakú, para adentrarse en los bosques de guerreros medievales, peregrinos y santos del país, que son un santoral laico de los dioses civiles y mágicos. Cara y cruz de un país de nieblas y leyendas. Otero Regal está ya en el sosiego de las formas, instalando en la armonía inestable del artista que dicta sus propios códigos estéticos.

 

En el mismo año, también habla de Regal Laureano Álvarez:

 

Otero Regal utiliza arcillas plásticas en varias composiciones y fórmulas. El humano y dócil barro que trabaja en fases que son, prácticamente, las mismas desde los métodos primitivos hasta las técnicas más modernas y elaboradas. Y las trabaja con la voluntad y la vocación del artesano y el artista, funciones con una frontera vaga e imprecisa, cuya conjunción produce al creador maduro de oficio, lo que le permite canalizar su expresión bien, clara y correctamente, sirviéndose de técnicas diversas.

Este artista-artesano vive, con dolor de parto, todo el proceso creativo. De la preparación de la tierra a la cocción. Un proceso que está presidido por una experiencia íntima que se encauza a través de la arcilla, sus mezclas y adiciones, sus texturas, el modelado y el tremendo misterio del fuego.